El penúltimo derby

Opinión | ELCHE CF

Javi Flores durante un partido entre Elche y Hércules / Sonia Arcos - Elche C.F.

El penúltimo derby

Jerónimo Tormo,

Sólo valoras lo que tienes cuando lo pierdes. Elche CF y Hércules CF caminan sobre el alambre institucional y cada día que pasa, aunque parezca imposible, se complican un poco más su supervivencia deportiva por la gestión, en el pasado y en el presente, de sus dirigentes. La sombra de la desaparición planea sobre los estadios Martínez Valero y Rico Pérez, y los temas institucionales llenan de dudas el horizonte de viabilidad de dos entidades, casi centenarias, con las alegrías y tristezas de dos aficiones que han olvidado qué es disfrutar del fútbol.

Es lamentable que un derby como el del pasado domingo se tenga que jugar en Segunda División B, pero, visto lo visto, es todo un milagro que en pleno 2018 se puede jugar. La situación de ambas entidades, con el dedo acusatorio de Bruselas encima y el aliento del IVF esperando para ejecutar, es muy triste. Mucho se ha hablado de derby descafeinado, algo que sobre el terreno de juego y en la grada quedó patente. No digo que vaya a ser el último que se juegue, prefiero hablar siempre del penúltimo, aunque sea en tono metafórico, pero el devenir de los acontecimientos no hace presagiar buenos tiempos.

Lo vivido ayer no es un derby descafeinado, es un derby triste por todo lo que han tenido que sufrir los aficionados franjiverde y blanquiazules. Demasiados sinsabores para los que aman a sus equipos desde la mayor pureza que destila el fútbol. Nunca un aficionado, de verdad, del Elche CF o un aficionado del Hércules CF deseará que su eterno rival desaparezca, nunca. ¿Dónde quedaría esa semana previa de pique sano? ¿Y la posterior tras una goleada o una victoria pírrica en el descuento, aunque sea de penalti injusto? ¿Qué pasaría con esos aficionados que se alegran de las derrotas del rival?

Parece que el destino de dos sentimientos, ilicitano y alicantino, va de la mano y no sería raro presagiar algo que hace años parecía utópico, una manifestación conjunta bajo el mismo signo con los colores verde y azul, unidos por el blanco. Motivos hay. El del domingo es el último derby que juegan Elche CF y Hércules CF, han tenido que pasar cinco años para que se vuelva a repetir. Sinceramente, o cambia mucho la situación o dudo que, si toca esperar otro lustro, se pueda volver a repetir. Por el bien de todos, crucemos los dedos.

Te puede interesar

0 comentarios

No hay comentarios en estos momentos